Hola a todos!! Cómo están, tanto tiempo!!!!
Deseo compartir cons Ustedes un humilde proyecto que desde hace mucho tenía en mente....
Hace unos meses me hice de un pequeño grupo de cañas de línea fija, en diversas medidas con la idea de que Facundo, mi pequeño hijo, cuando desee iniciarse en la pesca, si así resulta, lo haga "mojarreando" y buscando dientudos, pero sin lombriz, sino con mosca...
Así fue que le destiné a ese sueño una pequeña telescópica de 6" de entre las que había recibido.
Claro que una de las características de estas cañas era que no disponían de ningún tipo de empuñadura, por lo que pensé que podía dar más presencia a aquel momento contruyéndole un pequeño grip.
Busqué datos, consulté a amigos, y otros que sin serlo, se dispusieron como tales a darme consejos.
Tomé, entonces un conjunto de corchos de champagne a los que les corté el último centímetro, el que queda dentro de la botella, que no es reconstituido, sino que es una pieza de corcho macizo... o sea, el "bueno", más allá de las sustanciales diferencias respecto del que usan, por ejemplo, los artesanos rodmakers. Un secreto.... hervir los corchos unos minutos mejora su estructura para el trabajo posterior.
Lijé muy prolijamente esas piezas y con un minitorno y piedra calé un orificio central del mismo diámetro que la porción de la cañadonde estarían destinados. Los pequé y dejé secar el conjunto en una varilla roscada, etre dos juegos de arandela y tuerca que aseguraba cierta presión para mejorar la unión de los corchos.
Al día siguiente improvisé un torno con lo que había en casa: Un par de piezas de madera, mi taladro al que para regular mejor su velocidad le coloqué una abrazadera sobre el gatillo (la foto describe todo esto mucho mejor) y me dispuse a realizar el "primer torneado de mi vida".
La idea básica, un grip en forma de cigarro, adecuado para este tipo de cañas que se controlan casi "con la punta de los dedos".